Estrategia económica del plástico

Modisprem fabrica soluciones de embalaje sostenibles

La Unión Europea ha sentado las bases para una nueva economía del plástico con la publicación el 16 de enero de 2018 de la primera Estrategia sobre los plásticos a escala europea. El objetivo es que todos los envases de plástico en este mercado sean reciclables o reutilizables antes de 2030, que se reduzca el consumo de plásticos de un solo uso y que se restrinja la utilización deliberada de microplásticos.

¿Cómo puedo hacer mi embalaje espuma sea más sostenible?

1. Mediante el ecodiseño de tus productos

Los productos se deben diseñar según criterios de reparabilidad, posibilidad de actualización, reutilización y reciclabilidad. La Comisión Europea tiene previsto relacionar los costes de contribución financiera de la responsabilidad ampliada del productor con el coste del final de vida útil del producto, es decir, de su gestión. El ecodiseño implica un análisis del producto que permite su optimización y una reducción de costes relacionada con la cantidad de materiales empleados, con un transporte más eficiente o con la mayor eficiencia del proceso. Además, gracias a este proceso de ecodiseño se obtiene un producto con menor huella de carbono. El ecodiseño del producto puede suponer una reducción del impacto ambiental de hasta un 80% y un ahorro económico relacionado.

2. Utilizando materiales plásticos basados en fuentes renovables

Utilizar material plástico de origen renovable puede suponer una disminución de la huella de carbono del producto. El uso de materiales plásticos de origen renovable como nuestras espumas bio-PE, en aquellos productos en que sea posible, supone un beneficio ambiental. Es fundamental que estos productos, y en general los recursos renovables, se usen en cascada con varios ciclos de reutilización y reciclado.

3. Incorporando plástico reciclado

Utilizar material reciclado frente a material virgen supone una disminución de la huella de carbono de producto y un ahorro económico en las materias primas. En general, la utilización de plástico reciclado tiene un menor impacto ambiental que el empleo de material virgen. Esta sustitución refuerza un concepto básico de la Economía Circular: RESIDUOS=RECURSOS. En concreto, una oportunidad para sector del embalaje es el uso de plástico reciclado para el desarrollo de materiales plásticos.

4. Mejorando la reciclabilidad del embalaje

En 2030, el 100% de los productos deben ser reciclables. Para ello las empresas deben asegurar la reciclabilidad de sus productos. El reciclado de materiales plásticos constituye una necesidad clara en este entorno. Se ha calculado que la capacidad de reciclado de plásticos de la UE debe ampliarse y modernizarse. Esto va a implicar un mayor volumen de negocio y una mayor disponibilidad de plástico reciclado en Europa. Además, el mayor reciclado de plásticos contribuye a la reducción de la dependencia de Europa con respecto a las importaciones de combustibles fósiles y emisiones de CO2. Estos mismos aspectos son trasladables a las empresas.

5. Optimizando los procesos de transformación

Implica un menor consumo de energía y una menor generación de residuos. Se debe pensar en materiales sostenibles y siempre que existan documentos sobre mejores técnicas disponibles (BREF), emplearlos. Además, deben sustituirse sustancias y productos preocupantes y emplear tecnologías innovadoras. Evaluar los procesos, redefiniendo lo establecido, implantando tecnologías de control puede ayudar a tener ahorros económicos relacionados con desaparición de ineficiencias, ciclos más cortos, temperaturas y presiones ajustadas al material y al producto, menor generación de residuos y menor consumo de materiales entre otros. En este aspecto, la Industria 4.0 es un factor clave.